Principal » Blog » Fornicar / Echar un polvo / Follar

Fornicar / Echar un polvo / Follar

Fornicar / Echar un polvo /  Follar

En CAM4 estamos todo el día con el acto sexual para arriba y para abajo… ¡¡nos encanta!! Y como sucede con otras palabras, como “polla” (a la que ya hicimos referencia en anteriores entradas), el coito también tiene mil nombres. Hoy vamos a tratar el origen de tres de esas formas: fornicar, echar un polvo y follar… vamos, echar un casquete, un kiki, a meter to’ lo gordo, a zumbar, a empotrar…

Fornicar

Esta parece una mantera algo formal y pija para hablar de mojar el churro en la taza, ¿verdad? Fornicar es una palabra que viene del latín (¡que poetas eran estos romanos!), en concreto de la palabra “fornix”. Lo que hoy podría parecer el nombre de un detergente, entonces eran las bóvedas de la parte de abajo de los puentes, de los callejones… lugares donde entonces se encontraban las prostitutas y donde atendían a sus clientes romanos. Hoy usamos esa palabra para todos y todas, independientemente de nuestra profesión… así que ¡todos a fornicar!

 

follar3

 

Echar un polvo

Es difícil conocer el origen de esta expresión. Pero como nos encanta el mete-saca, pues vamos a hacer un esfuerzo.

La postura mayoritaria dice que durante el s.XVIII y XIX, los aristócratas consumían tabaco en polvo, esnifándolo. Cuando montaban sus fiestas, tenían una salita especial donde se apartaban para “echar un polvo”. Así, “echar un polvo” sería como el actual “voy a echarme un piti”, solo que algún listo aprovecharía para “fallar con o” con alguna otra amiguita (y viceversa). Ya sabéis, íos a echar un piti de vez en cuando…

 

follar1

 

Follar

Esta quizás sea la forma más rápida, más guarrilla… la que antes se te viene a la cabeza, la más vulgar. En este caso, “follar” también viene del latín, de la palabra “follis”, fuelle. Ya veis, los romanos no tenían otra cosa que hacer más que ponerle nombres al frungimiento… bueno, además de hacerlo ellos mismos. Así que follar no era pasar las hojas, las páginas – como podrían pensar nuestros amigos portugueses, con sus folhas… de hecho, no se nos puede ocurrir nada menos erótico – si no ¡darle al fuelle! ¡Ahí, soplando y avivando el fuego hasta que ardiera…!

Y es que ese movimiento sexy con el fuelle, y su cadencia sonora, sí que nos traslada a ese momento que tanto nos gusta, ¿eh? Todos a darle al fuelle.

Cómo es el ser humano que se inventa millones de formas para nombrar aquello que le gusta… ¡es curioso! Sólo tenemos una forma para decir… no sé, “dentista”, pero para meterla en adobo hay millones… ¿tú cual usas? ¡Participa! Pero sobre todo – lo llames como lo llames – ¡¡hazlo!! ¡Copula, haz el amor, chinga, pásatelos por la piedra o por la rama…!! Folla, y no seas tímido, hazlo con CAM4

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>